in

Ten paciencia, escúchalos y así entenderás a tus hijos adolescentes en momentos complicados.

La adolescencia es una etapa muy complicada y nadie puede decir lo contrario. Los cambios de humor en los hijos serán un gran reto, pero nunca difíciles.

La adolescencia es una etapa muy complicada y nadie puede decir lo contrario. Los cambios de humor en los hijos serán un gran reto, pero nunca difíciles. Estar unos días en casa con la familia pueden resultar muy fuertes, ya que, los adolescentes prefieren estar con los amigos que con la familia. Pero se ven obligados a estar con sus padres, no tienen de otra y es el turno de los padres a ayudarlos y mantener la armonía con ellos por el bien de la familia.

Paciencia con los adolescentes

En días de mucho estrés y ansiedad, lo único que debes tener es mucha paciencia. Es normal, no somos de piedra y en algún momento también has pasado por eso. Como padres han vivido un poco más y quizá puedas comprender mejor por lo que están pasando. Es mejor hablar con ellos y decirles que es parte de la vida. Ten una buena conversación en un momento y lugar tranquilo, sin noticias negativas.

Escucha a tus hijos

Todas las personas necesitamos de alguien que nos escuche, niños, adolescentes y grandes. Los adolescentes son los que más lo necesitan y más en momentos difíciles. Si ya hablaste como madre, es turno de ellos. Dale la confianza de demostrar sus miedos, inquietudes o problemas. Recuerda que como su madre eres su guía, aunque no puedes solucionarle todos sus problemas, pero si lo puedes orientar. Si ha hecho algo que no te parece, no lo juzgues. Todos tienen el derecho de cometer errores.

La experiencia de una madre ayuda a los hijos

Es el momento preciso para contar tus experiencias. Sabes lo que has vivido. Recuerda tus tiempos de adolescente, seguro tienes alguna anécdota divertida por contar. Tus hijos querrán escuchar cómo fue su madre en la adolescencia. Escoge las mejores historias que tengas y cuéntalas. Aprovecha ese momento para pregúntale a tu hijo como se ve en el futuro, qué planes tiene, donde se ve más adelante. Haz que te vean no solo como una madre, sino en una amiga en la que pueden confiar.

La técnica del sándwich para corregir la conducta en los niños.

Limitas su independencia, serán inseguros si eres sobreprotectora con tus hijos.