in

Limitas su independencia, serán inseguros si eres sobreprotectora con tus hijos.

Las madres siempre se van a preocupar por el bienestar de sus hijos, pero hay ciertas señales que te indicarían que lo estás haciendo de manera exagerada, mejor es prevenir.

Las madres siempre se van a preocupar por el bienestar de sus hijos, pero hay ciertas señales que te indicarían que lo estás haciendo de manera exagerada, mejor es prevenir. Baja la intensidad a tus angustias o podrías perjudicar a tu hijo con tanta sobreprotección. No seas negativa y aplica estos consejos.

La sobreprotección que da una madre tiene una explicación, puede ser porque también paso lo mismo con sus padres o nunca se han preocupado por la madre cuando era niña. También puede ser por un fuerte trauma, miedo o temor sobre algo en específico. Pero, tranquila que esto es algo común y por suerte hay solución.

Que pasa con los niños sobreprotegidos

Si un niño recibe una carga fuerte de sobreprotección, la cadena puede continuar, es decir; él también puede repetir la misma conducta con sus hijos. Le limitarías la independencia a tus hijos, ellos pueden sentir temor a ciertas cosas cuando tenga que enfrentarlas y buscará la ayuda de mamá.
Cuando los niños son sobreprotegidos, se sienten preocupados, presionados y manipulados. También se pueden ver inseguros cuando quiera tomar una decisión. Mientras crees que le estás haciendo un bien, con el tiempo podrías darte que no fue así.

Cómo dejar de ser sobreprotectora

Tranquiliza tu mente, deja de lado el pesimismo. Dale confianza a tu hijo, necesitas fortalecer ese vínculo y relación para que ellos te cuenten todo y así no temas en pensar qué están haciendo o con quién andan. Dale su espacio, no te metas en sus cosas. A medida que ellos crecen, más independencia quieren, así como también tendrán sus propios problemas por resolver. Necesitan decidir por sí mismos. En este caso, motívalo, alimenta su fortaleza recordándole que son capaces de lograr grandes cosas si ellos se lo proponen.

Si ellos deben equivocarse, lo harán, no puedes vigilar todos sus pasos. Deja que tus hijos aprendan solos, a menos que realmente te necesiten. No busques tener el control sobre lo que hacen. No siempre estarás en los momentos y lugares a los que él acuda.

Ten paciencia, escúchalos y así entenderás a tus hijos adolescentes en momentos complicados.

Ordenar sus juguetes, el uniforme y otras actividades que pueden hacer los niños en casa.