in

La técnica del sándwich para corregir la conducta en los niños.

A medida que los niños van creciendo empiezan a mostrar conductas negativas o rebeldes

A medida que los niños van creciendo empiezan a mostrar conductas negativas o rebeldes. Para las madres esto puede ser un reto corregirlas, pero el mejor camino para lograrlo es haciéndolo mediante la “técnica del sándwich”. Una manera sencilla, práctica y con un efecto positivo.

Los psicólogos recomiendan corregir a los niños con la técnica del sándwich, esta consiste en ejercer la disciplina haciendo uso de la crítica constructiva, es decir, dando elogios. Aunque suene extraño, este método generará que te haga caso y su autoestima se vea fortalecida.

Cómo aplicar la técnica del sándwich

Tiene un efecto positivo en niños mayores de cinco años, ya que, genera un buen vínculo y comunicación entre madre e hijo. Esta técnica se aplica con el tiempo y poco a poco va generando cambios positivos en la conducta del niño. Es necesario tener paciencia y perseverancia. El truco está en dar un comentario positivo antes de regañar u ordenar. Un reconocimiento bueno que sea de fácil comprensión para tu niño, de manera que, sienta que para la próxima podrá hacerlo mejor.

El siguiente paso implica recién tu pedido de cambio de conducta. Genera un ambiente positivo para luego decirle que hay algo que no debe seguir haciendo. Explícale las consecuencias negativas que puede tener. Después de haber dicho elogios deberás hacer uso del conector “pero” y seguidamente decirle el mandato que tiene que cumplir. Por último, de nuevo dile algo positivo. En este caso tienes que agregarle que esto es por tu bienestar. Agradécele por haberte escuchado y poner su intención de cambiar.

Los niños no tienen la obligación de corregirse

Muchas madres les dicen a sus hijos que portarse bien es su “obligación” como niños cuando en realidad no es así, ellos tienen que portarse bien por su propio beneficio y para tener una buena relación con los demás. Además, ellos deben comprender que hay maneras de expresar sus sentimientos y emociones. Las madres solamente son las guías.

El chupón y dejarlo llorar son algunos errores que ponen al bebé en peligro.

Ten paciencia, escúchalos y así entenderás a tus hijos adolescentes en momentos complicados.