in

El chupón y dejarlo llorar son algunos errores que ponen al bebé en peligro.

Ser madres no es una tarea fácil, aunque no haya una escuela que te enseñen como cuidar a un hijo o enfrentar sus primeros meses puedes encontrar mucha información sobre esto, gracias a muchos estudios y experiencias.

Ser madres no es una tarea fácil, aunque no haya una escuela que te enseñen como cuidar a un hijo o enfrentar sus primeros meses puedes encontrar mucha información sobre esto, gracias a muchos estudios y experiencias. Los primeros días de tu bebé será un nuevo proceso donde tú y el empezarán a adaptarse a nuevos cambios. Lo cierto es que las horas de sueño no serán iguales ni para ti ni para tu engreído.

Una nueva relación entre madre e hijo se empezará a desarrollar. Además, los bebés son tan frágiles que su cuerpo se irá preparando poco a poco a su nuevo estilo de vida, por lo que, cada paso que des con él tendrá mucha importancia. Lo fundamental es informarte y despejar tus dudas con un experto.

Cuidado con el chupón de tu bebé

Los bebés desarrollan en los primeros meses el reflejo de succión, por lo que, muchos usan un chupón en la boca. De esta manera evitarás que se introduzca cualquier objeto. Pero lo que si debes tener cuidado es no amarrar el chupón a su cuello, podría generarle algún daño en esta zona. Hay madres que le echan azúcar o dulce, lo cual es perjudicial para su salud, su organismo no está preparado para recibir esta sustancia.

Lava bien el chupón y cámbialo cada dos meses. A veces los pequeños lo tiran al suelo y luego lo regresan a la boca. Ahí pueden percibir gérmenes o bacterias. Expertos recomiendan que el uso del chupón solo debe ser durante los 9 meses de vida. Este es el tiempo que dura el reflejo de succión. Luego de estos meses el hábito deberá desaparecer, dado que, más adelante puede ser más difícil quitarle la costumbre.

Es malo dejar llorar al bebé

Hay madres que creen que deben dejar llorar a su bebé, porque consideran que es normal. Además, asumen que esta actividad les ayuda a formar pulmones fuertes. Pero, no es así. El llanto fuerte puede generar estrés en el bebé, de manera que su cerebro pueda sufrir algún daño. Cada parte de su cuerpo no es lo suficientemente fuerte todavía.

Escúchalo, corrígelo sin lastimarlo y otras cosas que puedes hacer para cuando tu hijo está enojado.

La técnica del sándwich para corregir la conducta en los niños.