in

Decide a donde ir, le cocina, cosas que vivirás cuando la mamá de tu novio tiene la última palabra en la relación.

Salir con un chico que padece de mamitis es muy complicado.

Salir con un chico que padece de mamitis es muy complicado. Puede que para que lo aceptes al inicio te diga que es un hombre independiente, vive solo, es responsable y tantas cosas buenas que buscabas en un hombre. Pero de pronto te das con la sorpresa de que él tenía a otra y hablamos de las madres. Cuando la mamá de tu pareja tiene la última palabra de todo, entonces estarás metida en muchos problemas.

No decidirás a donde ir y siempre tendrán compañía

La mamá de tu chico los acompañará al restaurante, al cine, al teatro, etc. Ella es la que escogerá los lugares a los que quieren ir, la hora e incluso se molestará cuando tu novio quiere salir a solas contigo. Suele pasar que cuando la mamá está pasando por un divorcio y su nuevo deporte es hacerse la víctima. Te aburrirá tener una relación de tres y es algo que debes pensar muy bien.

¿Dónde estás, bebé?

Cada vez que estés con él, las llamadas serán tu terror. La mamá de tu novio será la asesora de todo, aun así, estés presente. Te hará pensar que hasta debes llamar a tu mamá para que te diga que debes cenar. Te darás cuentas que tu pareja fingió muy bien en los primeros meses de relación, en los que no sabías nada de su madre.

Vive solo, pero su mamá le plancha, le cocina y hace limpieza
Notarás que la señora atiende dos casas, la de ella y el departamento de tu novio. Ella le deja todo listo a su hijito para que no se preocupe por nada. Tendrás que presenciar cada vez que su mamá llega al departamento de tu novio con la ropa lavada y planchada, además con la comida que le ha preparado.

Lo soportarás, pero no por mucho tiempo

De seguro que otras chicas ya hubiesen dejado a un hombre así, pero tú tienes la esperanza de que un día abra los ojos. Soportaste por mucho tiempo a la mamá de tu novio hasta que te diste que no valía la pena seguir en ese ritmo y tener una relación así porque no los llevaría a ningún lado. El problema, muchas veces, es porque los chicos no les ponen un límite a su mamá que quieren tenerlo para ella solas.

No le envíes muchos mensajes, comunícate en persona si ha dejado de escribirte.

Escúchalo, corrígelo sin lastimarlo y otras cosas que puedes hacer para cuando tu hijo está enojado.